Cómo dejar de rechinar los dientes mientras duerme

¿Cómo dejar de apretar los dientes?

¿Alguna vez se ha despertado con dolor de dientes y mandíbula? Puede ser que rechine los dientes al dormir, es decir, lo que se conoce como bruxismo. Esta contracción rítmica de las mandíbulas y rechinamiento de los dientes se puede desarrollar a cualquier edad y, aunque normalmente lo hacemos inconscientemente al dormir, también puede ocurrir estando despiertos. Durante el día, cuando uno está concentrado en alguna tarea a menudo junta los dientes haciendo fuerza al contraer los músculos de la mandíbula. Suele asociarse a tareas cotidianas como levantar peso, conducir, leer o escribir. Durante el sueño, se presenta como un rechinamiento de los dientes y contracciones rítmicas de la mandíbula.

Síntomas del bruxismo

El síntoma más común del bruxismo es el dolor de cabeza. El Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Valencia señala además que las personas que padecen bruxismo suelen presentar otras patologías como dolor de espalda, cuello o mandíbula, e incluso vértigos o mareos. Otros síntomas pueden ser el dolor facial, las molestias en las articulaciones temporomandibulares (ATM), el entumecimiento de los hombros, el dolor de oídos y los trastornos del sueño. Los dientes también se pueden ver afectados y deteriorados, así como presentar una movilidad extraña, lo cual puede desembocar en la fractura o la pérdida de los mismos.

Causas del bruxismo

El estrés, la ansiedad, el consumo de tabaco o de alcohol, la cafeína, la frustración y algunos medicamentos antidepresivos son posibles causas del bruxismo. A pesar de que no existen pruebas sólidas que puedan demostrar alguna de estas causas, hay estudios que han demostrado que el bruxismo es más común en aquellas personas que roncan o que padecen apnea obstructiva del sueño, así como en las que llevan un estilo de vida que incluye el consumo de tabaco, alcohol y cafeína.

Tratamiento del bruxismo

¿Cómo puede dejar de rechinar y apretar los dientes? La solución dependerá de la causa. ¿Se debe a un trastorno del sueño, a su estilo de vida, al estrés o a la ansiedad? Es importante que su dentista lo analice mediante un examen exhaustivo y desarrolle un tratamiento especializado para usted.

La mejor manera de proteger sus dientes y prevenir su deterioro y fractura es utilizar un aparato de oclusión. Estos aparatos reciben diferentes nombres: férulas de descarga, protectores bucales, protectores de mordida, protectores nocturnos, aparatos de bruxismo... Estos aparatos se hacen a medida, son piezas de plástico especialmente diseñados con la forma de su dentadura superior o inferior. Utilizarlos reducirá el dolor de los músculos de la mandíbula y protegerá tanto sus dientes como sus articulaciones temporomandibulares. Normalmente, se utilizan por la noche y son la primera opción de tratamiento.

Otras opciones de tratamiento: dispositivos de avance mandibular

Existen otros aparatos para corregir el bruxismo llamados dispositivos de avance mandibular. También se trata de unos aparatos hechos a medida, especialmente diseñados para encajar con sus dientes superiores e inferiores. Los dispositivos de avance mandibular suelen adelantar el maxilar inferior (mandíbula) y se utilizan cuando el paciente padece un trastorno del sueño que le está provocando el bruxismo. El dispositivo se utiliza para ayudar a controlar los ronquidos y la apnea del sueño, y si esta última es la causante del bruxismo, este será el tratamiento más recomendable.

Si se cree que la ansiedad o el estrés son las causas del bruxismo, tratamiento psicológico quizás sea lo indicado. Las técnicas de relajación, la meditación o el psicoanálisis pueden ayudar a controlar el estrés y la ansiedad. Tal y como afirma Dentaly, la hipnosis también puede contribuir a reducir el rechinamiento de los dientes, de hecho, existen estudios que han demostrado que tiene efectos positivos a largo plazo, por lo que este tratamiento puede ser una opción. En ocasiones, para tratar el bruxismo es necesario combinar el tratamiento psicológico con aparatos de oclusión.

Para poner fin al hábito de rechinar y apretar los dientes es necesario que su dentista o un cirujano maxilofacial examine su situación. Una vez que este haya evaluado su caso, podrá implementar un tratamiento, que suele incluir un aparato de oclusión y posiblemente algún método de modificación de la conducta.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

Artículos relacionados