alveolo seco

Prevención de la alveolitis seca: cómo cuidarse después de una extracción

Hagamos inventario. Una camisa limpia lavada en seco. Lista. Una lavadora y secadora de bajo consumo. Excelente. Un enero seco. Buena suerte. ¿Y el alveolo seco? ¿Son buenas noticias? No, no mucho. La osteístis alveolar, también conocida como alveolo seco, ocurre cuando una extracción dental no va segun lo planeado. Sin embargo, si acata los consejos de su odontólogo y anota las siguientes sugerencias, no habría razón por la que no pueda prevenir la aparición de osteístis alveolar.

¿Qué causa la osteístis alveolar?

Antes de centrarnos en cómo prevenir la osteístis alveolar, veamos cómo podríamos desarrollarla. Todo comienza con una extracción dental o exodoncia, un procedimiento por el que se extrae una pieza dental. Podría necesitar una extracción dental por diversas razones:

  • Pieza dental dañada o deteriorada
  • Maloclusión dental o dientes impactados
  • Infección o riesgo de infección

Múltiples complicaciones pueden darse tras una extracción dental. La osteístis alveolar es la complicación más común, pero también la más evitable.

¿Qué es la osteístis alveolar?

Un coágulo de sangre, se forma para proteger el hueso y los nervios del área de la pieza dental extraída. En ocasiones, sin embargo, el coágulo puede desprenderse y no sanar correctamente. Esta es la osteístis alveolar. Provoca que los nervios y los huesos estén desprotegidos de las bacterias, lo que conduce a un gran dolor e incomodidad. La osteístis alveolar también ralentiza el proceso de recuperación, por lo que lo mejor es visitar de nuevo a su odontólogo cuanto antes.

¿Cómo prevenir la osteístis alveolar?

Conocemos las causas. Conocemos qué es. Ahora falta saber cómo prevenirla. Cómo prevenir la osteístis alveolar es muy sencillo. Debe serle familiar a cualquiera que practique una higiene bucal adecuada. Mantén el área de la extracción dental limpia y sana tras extraer el diente. Puede seguir estos consejos:

  • Alimentos y bebidas
    • No consuma nada sólido, pegajoso o chicloso durante los días siguientes al procedimiento. Evite el uso de pajitas, comer por el lado de la extracción y consumir bebidas azucaradas, cafeinadas o alcohólicas. Alimentos blandos y mucha agua serán sus mejores aliados.
  • Consumo de tabaco
    • Este es bastante evidente. No consuma tabaco. Fumar expondrá las bacterias al área de extracción, y masticar tabaco dañará el coágulo. Y ambas ralentizan la sanación.
  • Higiene
    • Tarde un día en volver a limpiar el área de extracción. Aún así, puede cepillar con cuidado los demás dientes y la lengua. Tras 24 horas, podrá utilizar enjuague antibacteriano para limpiar el área extracción.
  • Descanso
    • Permítase tiempo para sanar y relajarse. No practique ninguna actividad que implique un esfuerzo físico intenso o involucre la boca. Unos días de reposo viendo su serie favorita facilitará el proceso de sanación.

Tratamiento de la osteístis alveolar

Si sufre de osteístis alveolar, visite su odontólogo de inmediato. Podrá tratar la zona y ayudar a mitigar el dolor. Su odontólogo tratará la osteístis alveolar con:

  • Dentífrico
    • Un dentífrico con medicación para la osteístis alveolar ayudará a aliviar el dolor.
  • Analgésico
    • Un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, como una aspirina o un ibuprofeno

No se preocupe por la extracción dental. Eso no está en sus manos. Solo céntrese en qué hará después. Asegúrese de seguir los consejos de su odontólogo e higienista, sea sensato y cuide la zona de la extracción dental con cuidado y como es debido. Si lleva a cabo todo esto, sin duda evitará la osteístis alveolar.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.