CIrugía del implante dental

Implantes dentales

Los implantes son prótesis dentales que se colocan en la boca y el maxilar, normalmente para sustituir piezas definitivas perdidas en personas adultas debido al envejecimiento. La mayoría de los implantes dentales están creados para ofrecer un aspecto, una sensación y una funcionalidad similar a la de un diente natural y son lo más parecido a una pieza dental sana. Además de contribuir a preservar la estética bucal, los implantes dentales también sirven para mantener la estructura general de la boca y evitan que las demás piezas dentales se desplacen de su posición normal de forma antinatural o dolorosa.

Un implante dental consta de un pilar metálico coronado por una prótesis. El implante se coloca en la línea de la encía para conservar la estructura de las piezas restantes y mantener intacta la masticación y la mordida naturales.

Mediante la implantología dental, se sustituye la raíz dental por un pilar metálico roscado, sobre el cual luego se colocará la prótesis. Los dientes protésicos tienen el aspecto y la funcionalidad de los naturales, por lo que este tipo de cirugía es una gran alternativa al uso de dentaduras protésicas o puentes de difícil ajuste.

La cirugía implantológica puede llevarse a cabo en varios pasos, según el tipo de implante colocado y el estado del maxilar receptor. El proceso requiere que el maxilar cicatrice bien en la zona del implante dental, mediante un proceso llamado osteointegración, durante el cual el hueso asimila el pilar como si se tratara de una pieza natural. Los implantes se colocan quirúrgicamente en el hueso maxilar y actúan como la «raíz» de la prótesis que se colocará después. El metal elegido suele ser titanio, porque fusiona el implante con el hueso de la mandíbula, se mantiene firmemente en su lugar y no se deteriora.

¿Por qué debería optar por un implante dental?

Hay varias razones para someterse a un implante dental: bien tiene un maxilar suficientemente fuerte como para llevar a cabo el procedimiento, le faltan uno o varios dientes y no puede (o no quiere) llevar dentadura postiza o bien sufre un trastorno del habla que podría mejorar añadiendo uno o más implantes dentales a la línea de la encía.

Como cualquier procedimiento médico, la implantología dental quirúrgica conlleva ciertos riesgos. Aunque los problemas o complicaciones son poco frecuentes, existe el riesgo de infección en el lugar del implante, lo que puede derivar en otros problemas posteriormente.

Otras posibles complicaciones de la implantología dental son daños en las piezas circundantes, las terminaciones nerviosas, los labios o las encías. Si está considerando la opción de recurrir a un implante dental, comente estos riesgos con el dentista o cirujano maxilofacial, que podrá asesorarle y responder a sus preguntas antes del procedimiento.

Procedimiento quirúrgico de un implante dental

Evaluación inicial

Dado que un implante dental requiere varios procedimientos quirúrgicos, el dentista o cirujano maxilofacial efectuará una evaluación integral, con radiografías y toma de impresiones dentales a fin de garantizar que el implante se asemeje al máximo a sus dientes naturales.

A continuación, se valorará el estado del maxilar considerando el número de piezas dentales que pretendan sustituirse con implantes. En esta planificación pueden participar varios tipos de especialistas dentales (incluido un cirujano maxilofacial y un periodoncista), por lo que no suele ser un proceso rápido.

El dentista también se interesará por cualquier afección médica que pueda tener y los posibles medicamentos que tome, incluidos sin receta médica. ¿Sufre algún problema cardíaco o lleva alguna prótesis ortopédica? Si es así, el odontólogo puede recetarle antibióticos previos a la cirugía para prevenir infecciones.

El médico le explicará las tres opciones de anestesia quirúrgica disponibles y cuál es la mejor opción para el procedimiento. El equipo quirúrgico le proporcionará una lista de lo que debe hacer y lo que no antes de la intervención.

Si aún no lo ha hecho, solicite a un amigo o familiar que le acompañe, porque no estará en condiciones de conducir después de la intervención. Prevea pasar el resto del día de la intervención en «reposo total».

Views:

Durante la intervención

La cirugía de un implante dental suele llevarse a cabo en varias etapas, que requieren que el hueso del maxilar cicatrice por completo en torno al implante antes de continuar.

 

  • Se extrae la pieza dental dañada (si aún está presente).
  • Se prepara el hueso maxilar para la cirugía; puede incluir algún tipo de injerto óseo.
  • Una vez que ha cicatrizado el hueso maxilar, se coloca el implante en la línea de la encía.
  • Se deja tiempo para que el maxilar cicatrice de nuevo y luego se añade el pilar (la pieza que se atornilla al implante) y se fija la prótesis sobre él, con lo que finaliza el proceso.

 

Este proceso puede requerir varios meses, para dar tiempo a que cicatrice el maxilar y preparar la colocación definitiva del implante. Si el maxilar no presenta la resistencia suficiente, el implante fracasará, por lo que es importante tener paciencia con el proceso de cicatrización.

Cirugía del implante dental e injerto óseo

Es posible que la sección maxilar actual destinada al implante no sea lo suficientemente ancha o resistente. Dado que el maxilar genera mucha presión al masticar, el hueso debe ser especialmente fuerte para soportar tanto la masticación como la protección del implante dental, una vez incorporado quirúrgicamente a la línea de la encía.

En función de la estructura del maxilar, tal vez requiera algo más de hueso para proporcionar al implante una base más sólida. Para ello, se utiliza un proceso denominado injerto óseo, en el cual se trasplanta una pequeña porción de hueso que ayudará a integrar la base del implante en el maxilar. Normalmente, este trasplante de hueso procede de otra zona del maxilar superior o inferior, distante del implante dental, pero también puede obtenerse de otra parte del cuerpo.

El estado del maxilar determina si es necesario que cicatrice primero el hueso o si se puede añadir la estructura ósea al mismo tiempo que el implante (algo ideal para acortar la duración del proceso). Mientras cicatriza el implante, se le colocará una prótesis temporal con el aspecto de una pieza completa. Esta prótesis es extraíble y debe mantenerse limpia en todo momento.

Durante este período, tendrá lugar la osteointegración, es decir, el hueso procederá a regenerarse y unirse a la superficie del implante, convirtiéndolo en parte de la línea natural de la encía. El proceso puede durar entre tres y nueve meses y se desarrolla como si se tratara de la raíz de un diente natural.

Colocación del pilar

Una vez finalizados los procesos de cicatrización y osteointegración, se coloca el pilar, la pieza que se atornilla sobre el implante dental y que permite fijar la prótesis más adelante. Se trata de un procedimiento ambulatorio menor, que probablemente se efectúe con anestesia local. El pilar puede fijarse al implante durante la fase inicial, pero a muchas personas les molesta la visibilidad del tornillo y optan por instalarlo más tarde, en una segunda fase.

Para colocar el pilar, el cirujano maxilofacial abrirá de nuevo la encía para exponer el implante dental. A continuación, fijará el pilar. El tejido gingival se cerrará de nuevo en torno al pilar y se esperará a que cicatrice una o dos semanas.

Selección de la prótesis dental

Una vez cicatrizada la encía, se tomarán nuevas impresiones de la boca y los dientes presentes con vistas a elaborar la prótesis dental o corona que se colocará sobre el implante dental. Hay dos tipos principales de prótesis dentales para implantes: extraíbles y fijas.

La prótesis extraíble es similar a una dentadura montada sobre una estructura de metal, que encaja con firmeza sobre el pilar del implante. Es una buena opción, porque puede retirarse fácilmente para limpiarse o cambiarse, especialmente cuando se han perdido varios dientes y se van a sustituir mediante un implante. Además, es una opción más segura y asequible.

Si opta por una prótesis fija, debe saber que no puede retirarse para limpiarse o sustituirse fácilmente, ya que estará atornillada permanentemente al pilar o cementada. Si necesita varios implantes y el dinero no es problema, puede sustituirlos todos de este modo y añadir una corona a cada implante dental individual.

Después de la intervención quirúrgica

Es normal sentir incomodidad después de someterse a una intervención de implantología dental. Pueden aparecer los siguientes síntomas:

 

  • Inflamación de la cara y las encías.
  • Moretones en las encías o la piel.
  • Dolor en la zona de la intervención.
  • Sangrado leve.

 

Si alguno de estos síntomas empeora pasados varios días, póngase en contacto con su dentista o cirujano maxilofacial de inmediato, porque podría tratarse de un problema más grave que precise tratamiento profesional.

Para favorecer la cicatrización después de la intervención, el dentista o cirujano maxilofacial puede recomendarle una dieta posoperatoria blanda, apósitos de hielo (para reducir la inflamación) y paciencia mientras cicatriza la zona.

Si bien la mayoría de los implantes dentales son procedimientos de rutina y casi siempre dan buen resultado, puede haber complicaciones, incluidos problemas con la integración ósea del implante. Como regla general, se pueden prevenir del modo siguiente:

  • Evite el tabaco y sus derivados, ya que pueden manchar los dientes y aumentar las infecciones.
  • Lleve una higiene bucal adecuada, cepíllese los dientes dos veces al día y use el hilo dental a diario.
  • Acuda a la consulta del dentista periódicamente y efectúe revisiones dentales para optimizar la salud dental.
  • Evite malas costumbres bucodentales, como masticar hielo o caramelos, puesto que pueden dañar tanto los dientes naturales como los implantes.

Si cree que un implante dental podría ser una buena opción, hable con su dentista o cirujano maxilofacial sobre el procedimiento de implantología dental.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Top Oral Care Tips for IMPLANTS

Most dental implants are successful, and there are a few steps you can take to help ensure success and make your implant last.

  • Practice good oral hygiene – brush twice a day and floss once daily. Using interdental brushes, brushes that slide between teeth, can help clean the hard to reach areas around your implant.

  • Quit smoking – smoking can weaken the bone structure and can contribute to implant failure.

  • Visit your dentist – cleanings and exams every six months can help ensure your implant is in good condition, and that it stays that way.

  • Avoid chewing on hard foods – don’t chew on hard items such as ice and hard candy because they can break the crown and your natural teeth.

Safeguard your implants for the future

The longevity and success of implants depends on your oral hygiene. Use one of our toothpastes to keep your mouth clean and healthy.