Adhesión

¿Qué es?

La adhesión consiste en aplicar una resina compuesta (plástica) del color del diente para reparar una pieza dental que presenta caries o está astillada, fracturada o descolorida. A diferencia de las carillas, que se fabrican en el laboratorio y requieren un molde personalizado para lograr el ajuste adecuado, la adhesión se puede llevar a cabo en una sola visita. El procedimiento se denomina adhesión porque el material se adhiere al diente.

¿Para qué se utiliza?

La adhesión es uno de los procedimientos de estética dental más sencillos y económicos. La resina compuesta que se utiliza para la adhesión puede moldearse y pulirse para igualarla a los dientes adyacentes. En la mayoría de los casos, la adhesión se usa con fines estéticos para mejorar el aspecto de un diente descolorido o astillado. También se puede aplicar para sellar espacios interdentales, hacer que los dientes parezcan más largos o cambiar su forma o color.

Algunas veces, la adhesión también se utiliza como alternativa cosmética a los empastes de amalgama o para proteger una parte de la raíz que ha quedado expuesta debido al retroceso de las encías.

Preparación

La adhesión no precisa preparación. Normalmente, no es necesario aplicar anestesia, salvo que la adhesión se utilice para empastar un diente con caries.

Procedimiento

El dentista usará una guía de tonos para seleccionar el color de la resina compuesta que más se ajuste al tono del diente.

Una vez que el dentista haya elegido el color, lijará o raspará ligeramente la superficie del diente para darle aspereza. El diente se recubre ligeramente con un líquido acondicionador, que facilita la retención del material de adhesión.

Cuando el diente esté preparado, el dentista aplicará la resina, similar a la masilla, de su mismo color. La resina se moldea y se alisa hasta que presenta la forma adecuada. A continuación, el material se endurece con luz ultravioleta o láser.

Cuando se endurezca el material de adhesión, el dentista lo recortará y moldeará aún más. Luego pulirá el material hasta que coincida con el brillo del resto de la superficie dental.

Por lo general, se tarda entre 30 minutos y una hora en completar el procedimiento. Si va a aplicarse a más de un diente, es posible que deba concertar varias citas.

El té, el café, el humo del tabaco y otras sustancias pueden manchar la resina. Para prevenir o minimizar las manchas, es esencial no comer ni beber alimentos que puedan manchar durante las primeras 48 horas después de someterse a un procedimiento con resina compuesta. Además, debe cepillarse los dientes con frecuencia y programar limpiezas periódicas con el higienista dental.

Riesgos

La resina compuesta que se utiliza para la adhesión no es tan fuerte como un diente natural. Morderse las uñas o masticar hielo o bolígrafos puede romper el material. La adhesión suele durar varios años sin que sea necesario repararla. Su duración real dependerá del volumen de adhesión aplicado y de los hábitos de salud bucodental.

Cuándo llamar a un profesional

En los días siguientes a la adhesión, llame al dentista si nota bordes afilados en los dientes adheridos o una sensación extraña al morder.

Llame a su dentista en cualquier momento si la adhesión se astilla o se desprenden fragmentos.

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

Artículos relacionados