pasta de dientes sin flúor
Badge field

¿Por qué utilizar dentífricos sin flúor?

¿Debería utilizar un dentífrico sin flúor? Los niños de menos de dos años de edad, por ejemplo, no deben usar cantidades de dentífrico mayores al tamaño de un grano de arroz, para evitar riesgos en caso de que lo ingieran. Para la mayoría de los niños y de los adultos, el flúor aporta excelentes beneficios para los dientes A pesar de que hay quienes cuestionan el uso de flúor, este elemento presente en la naturaleza es un ingrediente seguro que ayuda a proteger los dientes de las caries.

¿Qué es el flúor?

La forma compuesta del flúor, el fluoruro, está presente de forma natural en la corteza terrestre, desde donde se libera hacia la tierra, el agua y el aire. El flúor fortalece los dientes y los hace más resistentes a los ácidos que forman las caries, previniendo así las caries antes de que aparezcan. Debido a que se ha demostrado que previene las caries, algunas comunidades añaden flúor al suministro de agua.

Breve historia del flúor

La relación entre el flúor y la salud dental se ha estudiado ampliamente durante más de 100 años. Se afirma que los inicios de la investigación del flúor se remontan a las décadas comprendidas entre 1901 y 1930. Varias pequeñas poblaciones se dieron cuenta de que los dientes definitivos de los niños crecían con manchas marrones. Sin embargo, los dientes de los habitantes también eran resistentes a las caries.

Los investigadores descubrieron que los elevados niveles de flúor en el agua potable de estas ciudades eran los principales culpables de las manchas, así como de su fortaleza adicional. En la década de 1940, se sabía que el flúor, en cantidades controladas, ayudaba a prevenir las caries dentales. Después de añadir flúor al suministro público de agua potable en Grand Rapids, Michigan, E.E. U.U., la tasa de aparición de caries en los niños se redujo en más de un 60 %.

Hoy, agregar flúor al suministro de agua es una práctica estándar para garantizar que todas las personas reciban las cantidades adecuadas. También se encuentra en algunos alimentos, bebidas, dentífricos, complementos y enjuagues bucales.

¿Qué hace el flúor?

Las bacterias y los azúcares forman ácidos que con el tiempo producen caries; el fluoruro fortalece el esmalte dental, que es la capa protectora que rodea todos los dientes, para que no se vean afectados. Antes de que empiecen a brotar, el esmalte dental de los dientes de los bebés se fortalece con el flúor que consumen en los alimentos y las bebidas que ingieren. Cuando los dientes salen a través de las encías, estas fuentes naturales de flúor reconstruyen las partes del esmalte dental que se debilitan en el proceso de erupción.

Y no solo es bueno para los niños, sino que el flúor también previene las caries en adultos. El conocido como flúor tópico, se puede encontrar en dentífricos y enjuagues bucales, y sirve para personas de todas las edades. Los niños y adultos que solo consumen agua embotellada, sin embargo, deben tener cuidado. Debido a que muchas marcas de agua no contienen flúor, es posible que necesiten un tratamiento adicional, además de un dentífrico con flúor. Hable de este asunto y de las opciones de tratamiento disponibles con su dentista para asegurarse de que su rutina diaria incluya la cantidad adecuada de flúor.

¿Debería usar un dentífrico sin fluoruro?

Si está pensando en usar un dentífrico sin flúor para sus hijos, debe saber que La Sociedad Española de odontopediatría, recomienda usar una cantidad de dentífrico con flúor del tamaño de un grano de arroz hasta los 3 años. Después de eso y hasta los 6 años, la cantidad recomendada es del tamaño de un guisante. Estas cantidades recomendadas ya tienen en cuenta el riesgo de padecer fluorosis dental, que se manifiesta mediante un cambio de color en los dientes. Puede hacer que aparezcan manchas marrones o puntos blancos sobre la superficie de los dientes que, además, podría presentar rugosidades.

Si descubre que padece alergia al flúor, existen dentífricos sin flúor que puede probar. Si le preocupa la interacción que pueda haber entre el flúor y alguna afección médica específica o su impacto sobre su salud general, consúltelo con su médico.

Por otro lado, si cree que ya está consumiendo suficiente flúor a través de alimentos y bebidas, hable con su dentista o médico acerca de cuáles son sus necesidades específicas de este elemento. Hay una diferencia significativa en cómo influye en su salud bucal el flúor aplicado tópicamente o ingerido. El flúor en los productos de cuidado dental fortalece los dientes, haciendolos más resistentes a las caries, tal y como apuntan las diferentes sociedades científicas de odontología, tanto nacionales como internacionales , mientras que el flúor sistémico (ingerido) ayuda a desarrollar unas estructuras dentales fuertes antes de que los dientes broten. La saliva también contiene flúor sistémico, ayudando a que su boca esté protegida de manera continua.

Después de varias décadas de investigación, el flúor ha demostrado con creces que proporciona una gran protección dental y mejora la salud bucodental. Asegúrese de cepillarse los dientes dos veces al día y usar hilo dental a diario para poder disfrutar de una sonrisa de lo más saludable.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico.