Las extracciones dentales

Una extracción dental consiste en eliminar un diente o muela de su cavidad ósea. Aunque someterse a una extracción puede generar cierto nerviosismo o temor, se trata de un procedimiento dental bastante estandarizado. Eche un vistazo a nuestra guía explicativa sobre extracciones dentales y prepárese para encarar el procedimiento sin temores.

¿Cuándo es necesaria una extracción dental?

En muchos casos, los dientes fracturados o dañados por caries se pueden reparar con un empaste, una corona u otro tratamiento dental. A veces, sin embargo, el daño es demasiado grave para subsanarlo, por lo que se recomienda la extracción.

Estas son algunas otras razones por las que puede ser necesaria una extracción dental:

  • La caries ha alcanzado el interior del diente.
  • La infección ha destruido gran parte del diente o del hueso circundante.
  • No hay suficiente espacio bucal para todas las piezas dentales.
  • Dientes adicionales bloquean el espacio de otras piezas.
  • Los dientes de leche no se caen a tiempo para que salgan los definitivos.
  • Las personas que se someten a un tratamiento ortodóntico pueden precisar la extracción de algunas piezas para que las demás puedan ocupar su lugar.
  • Las muelas del juicio, también llamadas terceros molares, se extraen a menudo antes o después de que salgan, a finales de la adolescencia.

Preparación

Antes de extraer una pieza dental, el dentista revisará minuciosamente su historial médico y dental y tomará las radiografías correspondientes para comprobar la longitud, la forma y la posición de dicha pieza y el hueso circundante. Basándose en esa información, el dentista estimará el grado de dificultad del procedimiento y decidirá si debe derivarlo al cirujano maxilofacial.

Antes de una extracción simple, se adormecerá la zona alrededor del diente con anestesia local. No obstante, si la extracción es más compleja —una extracción quirúrgica—, el dentista o cirujano maxilofacial puede administrarle anestesia intravenosa (IV) para lograr desde una sedación consciente hasta un estado de anestesia general. En ese caso, es preferible que alguien le lleve a casa después de la extracción y le acompañe hasta que pase el efecto de la sedación.

Proceso de extracción dental

Existen dos tipos de extracciones:

  1. Extracción simple: se aplica a una pieza dental visible en el interior de la boca. Es habitual que las extracciones simples las lleve a cabo un dentista general. Para este tipo de extracción, se adormece la pieza y el tejido gingival y se afloja con un instrumento llamado «elevador» para luego extraerlo con un fórceps dental.
  2. Extracción quirúrgica: es un procedimiento más complejo que se utiliza para piezas dentales que se han roto a nivel de la encía o que aún no han asomado en la boca. Las extracciones quirúrgicas suelen correr a cargo de un cirujano maxilofacial. Sin embargo, también puede efectuarlas un dentista general. Durante una extracción quirúrgica, se practica una pequeña incisión (corte) en la encía y se extrae el diente subyacente. A veces, es necesario retirar parte del hueso a su alrededor o seccionar el diente en dos para poder extraerlo.

Después de la extracción

Lo más importante después de una extracción dental es mantener la zona limpia y evitar infecciones. Inmediatamente después del procedimiento, el dentista le indicará que muerda suavemente un fragmento de gasa seca y estéril, que deberá mantener presionado entre 30 y 45 minutos para reducir el sangrado, mientras se produce la coagulación. En las 24 horas siguientes, no debe fumar, enjuagarse la boca vigorosamente ni lavarse los dientes cercanos al lugar de la extracción.

Es normal sentir algo de dolor y tener molestias después de una extracción. En algunos casos, el dentista le recomendará o recetará un analgésico. Puede ser de ayuda aplicar una bolsa de hielo sobre la mejilla en períodos de 15 minutos. También debe reducir las actividades extenuantes, así como evitar los líquidos muy calientes y no beber a través de una cañita. En circunstancias normales, las molestias desaparecerán en un plazo de tres días a dos semanas. Sin embargo, si sufre dolor prolongado o agudo, hinchazón, hemorragia o fiebre, llame a su dentista o cirujano maxilofacial de inmediato.

Tanto si ya tiene experiencia previa como si es la primera vez que se enfrenta a una extracción, lo mejor que puede hacer para disfrutar de un proceso sin complicaciones es seguir atentamente las recomendaciones de su dentista antes y después del procedimiento. Una extracción dental deja sitio para algo mejor y contribuye a mantener una sonrisa saludable.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

Artículos relacionados

Tips for Pain Management After TOOTH REMOVAL

Here are a few tips to help minimize your discomfort and speed recovery:

  • You can put ice packs on your face to reduce swelling. Alternate 20 minute on and 20 minutes off.

  • Eat soft and cool foods for a few days.

  • Starting 24 hours after surgery, swish with warm salt water. Use one-half teaspoon of salt in a cup of water.

  • You should not smoke, use a straw or spit after surgery. These actions can pull the blood clot out of the hole where the tooth was.