Consejos importantes para la cicatrización tras la extracción de las muelas del juicio

Tips de alivio después de la extracción de muela del juicio

Si el dentista le ha recomendado extraer las muelas del juicio, no se asuste; la extracción de la muela del juicio no le hará perder el juicio. Sin embargo, cuando los terceros molares empezar a afectar negativamente a la salud bucal, la decisión más inteligente es extraerlos. Para que no haya problemas, es recomendable seguir todas las instrucciones sobre cuidados posteriores para conseguir la cicatrización adecuada y prevenir cualquier complicación.

Por qué es importante el cuidado posterior

Los dentistas extraen las muelas del juicio a más españoles cada año, según Infosalus. A pesar de que puedan producirse sangrados temporales, molestias, hinchazón o hematomas tras la intervención, la mayoría de los pacientes se recuperan rápidamente. Sin embargo, debe saber que la alveolitis seca es la complicación quirúrgica prevenible más frecuente.

La alveolitis seca aparece cuando el coágulo de sangre recién formado en la cavidad se desplaza o disuelve, dejando al descubierto el hueso y las terminaciones nerviosas. Además del dolor intenso, los síntomas de la alveolitis seca, según la Revista Española de Cirugía Oral y Maxilofacial, son mal aliento y un sabor desagradable en la boca, visibilidad del hueso en el alveolo, inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello y fiebre ligera.

Para prevenir posibles problemas tras la extracción de las muelas del juicio, a continuación encontrará recomendaciones para la cicatrización posterior:

Hinchazón

Aplique compresas de hielo en la parte externa de la boca de forma intermitente (20 minutos de uso, 20 minutos de descanso) durante un máximo de dos días para minimizar la hinchazón, los hematomas o cualquier otra molestia. Si la muela estaba infectada antes de la extracción, el dentista puede indicarle que use compresas tibias y húmedas en vez de hielo.

Sangrado

Es normal que se produzca un ligero sangrado, por lo que debe mantener una gasa sobre el lugar de la extracción durante unos 30 minutos tras la extracción. Si se produce una hemorragia mayor, según el Consejo Oficial de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife, muerda una gasa o presione con los dedos sobre ella durante 30 minutos antes de retirarla. Otra opción es usar una bolsita de té humedecida durante el mismo tiempo. El ácido tánico presente en el té contrae los vasos sangrantes y favorece la coagulación.

Cuidado bucodental

No coma, beba ni hable mucho durante las primeras dos horas siguientes a la cirugía y planee descansar durante el resto del día. Para evitar que se desprenda el coágulo de sangre, no se enjuague con demasiado vigor ni use pajitas para beber. Además, evite practicar ejercicios rigurosos durante unos días, así como fumar o escupir en exceso el día de la intervención o mientras dure el sangrado. Pasadas 12 horas, puede utiliza suavemente un enjuague bucal diluido. Cepíllese cuidadosamente los dientes la noche de la intervención, pero evite la zona quirúrgica lo mejor que pueda.

Dieta

Cuando cese el sangrado, beba mucho líquido tibio o frío para mantenerse hidratado. Coma según su horario habitual, como recomienda Veritas, pero empiece tomando líquidos claros y alimentos blandos. Los budines, gelatinas, huevos, purés y papillas de cereales son buenas opciones, al igual que las verduras, carnes y frutas triturados con una batidora. Para evitar que se desprenda el coágulo, se recomienda evitar el consumo de bebidas carbonatadas y de alimentos tales como palomitas de maíz, cacahuetes y pasta, que pueden dejar partículas en el alveolo.

Medicación

Tome los analgésicos y antibióticos recetados para combatir la infección exactamente como le indique el dentista. Recuerde que, si toma narcóticos para reducir el dolor, se le solicitará que no conduzca ni opere con maquinaria y que evite las bebidas alcohólicas.

Cuándo llamar al dentista

Todo dolor o hinchazón debería ir mejorando día a día. No obstante, llame al dentista si experimenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Hinchazón que empeora en lugar de mejorar.
  • Sangrado excesivo que no disminuye al aplicar presión.
  • Dolor intenso y punzante pasados ya tres o cuatro días.
  • Fiebre alta que no remite.

Tanto si le extraen una sola muela del juicio como las cuatro, recuerde que el dentista sabe qué pasos deben seguirse para que el procedimiento no conlleve complicaciones: escúchele atentamente.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

Artículos relacionados