Endodoncia o extracción: ¿cuál es más adecuada?

Endodoncia o extracción

Las endodoncias y las extracciones dentales son dos procedimientos que utilizan los dentistas para tratar los dientes que presentan daños o infecciones. Aunque comparar una endodoncia con una extracción puede ser una decisión difícil, informarse mejor sobre ambos métodos puede ayudarle a elegir.

¿Cuándo puede salvarse una pieza dental?

Las endodoncias se pueden utilizar para salvar dientes y muelas cuya pulpa está dañada, afectada o muerta, pero que, por lo demás, pueden permanecer en la boca. La pulpa es la capa más interna del diente, que aporta un flujo sanguíneo saludable, pero puede dañarse si la pieza se agrieta o desarrolla una caries profunda. Ambas situaciones permiten que las bacterias bucales accedan a la pulpa, lo cual puede provocar infecciones, inflamaciones o la muerte del tejido vital de la pulpa.

¿Cuándo debe extraerse?

A veces, el dentista no puede hacer nada por conservar la pieza dental y es necesario extraerla. Puede ocurrir si presenta una caries de gran tamaño que debilita la estructura del diente e impide su restauración. Si la pieza ha sufrido una fractura grave, extraerla puede ser también la mejor opción. Si la fractura se extiende bajo la línea gingival, la extracción es lo más aconsejable.

Endodoncias: procedimiento y cuidado posterior

El tratamiento de endodoncia es bastante sencillo: tras anestesiar la zona, el dentista practica una incisión en el diente afectado y luego retira la pulpa enferma o muerta. Una vez eliminada la pulpa, se limpian las cámaras pulpares a conciencia para que no queden bacterias en ellas. Dichas cámaras se rellenan con «gutapercha», material de uso dental que sustituye a la pulpa dañada. Puede colocarse una corona sobre la pieza para restaurar su apariencia y fortaleza. Tal vez sean necesarias varias visitas para completar la endodoncia, según el caso concreto.

Después del tratamiento, es normal notar molestias durante unos días. Puede tratarse de un dolor leve o agudo y punzante, pero debería poder controlarse con un analgésico sin receta. Si el dolor es demasiado intenso para calmarlo por su cuenta o desaparece temporalmente y luego regresa, no dude en visitar al dentista.

Extracción dental: procedimiento y cuidado posterior

Si, en última instancia, es necesario extraer la pieza dental, primero el dentista anestesiará la zona para que no tenga molestias durante el procedimiento. Luego, utilizará un instrumento similar a una palanca, conocido como elevador, para aflojar la pieza en su cavidad y la extraerá con unos fórceps dentales. Es normal que note algo de presión durante este proceso, pero nada que afecte a su nivel de bienestar general.

Una vez extraído el diente, como indica el Colegio Oficial de Dentistas de Murcia, deberá morder una gasa durante 45 minutos para detener el sangrado, que se activa de forma natural. Es habitual que se mantenga un sangrado leve durante las 24 horas siguientes a la extracción, así como una leve hinchazón facial, pero puede usar apósitos de hielo para reducir la inflamación. A la hora de comer, elija alimentos suaves y frescos que no irriten el lugar de la extracción. A medida que vaya recuperándose, podrá regresar paulatinamente a su dieta habitual.

Por lo general, son necesarias unas dos semanas para que cicatrice el lugar de la extracción, tiempo durante el cual deberá cepillarse suavemente para no causar una mayor irritación.

Tomar una decisión

Después de examinar el diente enfermo o dañado, el dentista le recomendará el tratamiento más apropiado según su criterio profesional. Hable con su dentista si le preocupa algún aspecto de su recomendación. Si teme que la endodoncia sea muy dolorosa, el dentista le explicará que el dolor dura menos que el de una extracción. Por otra parte, si tiene dificultades para abonar el coste de la endodoncia, puede derivarle a un servicio dental asequible, normalmente disponible en las escuelas dentales locales.

Decantarse por una endodoncia o una extracción puede resultar difícil, pero el dentista puede ayudarle a tomar la decisión adecuada, para usted y para la pieza dental.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

More Articles You May Like