Eructos sulfurosos

Es normal que se acumule algo de gas en el estómago, pero los eructos sulfurosos desprenden mal olor y pueden ser motivo de vergüenza. La mayoría de los eructos se deben a la ingestión de aire, si bien las verduras y otros alimentos que contienen azufre también pueden generar gas. Si le molestan los eructos olorosos, existen diversas formas de acabar con ellos.

Qué provoca los eructos

El gas en el estómago y los intestinos es aire que ha entrado a través de la boca u otros gases producidos por las bacterias durante la descomposición de los alimentos. Como explica InfoSalus, el aire suele ingerirse más a menudo cuando se come o se bebe demasiado rápido, ya que al comer se deglute aire. También sucede al fumar, mascar chicle o chupar caramelos. El uso de prótesis dentales mal sujetas también puede dar lugar a que se trague aire y al beber refrescos carbonatados se introduce dióxido de carbono en el estómago, que luego se eructa.

Eructos sulfurosos

El olor a huevo podrido de los eructos de azufre es sulfuro de hidrógeno procedente de algún alimento ingerido o debido a una enfermedad o infección intestinal. Algunas verduras contienen compuestos de azufre, por lo que las bacterias intestinales producen sulfuro de hidrógeno al facilitar su digestión. Es preferible reducir la ingesta de legumbres y de ciertas verduras, como coles de Bruselas, brócoli y coliflor. La cerveza y los alimentos ricos en proteínas también pueden producir sulfuro de hidrógeno en el intestino.

Una dolencia conocida como reflujo gastroesofágico (RGE) provoca que se expulsen gases malolientes del estómago por la boca. Los alimentos parcialmente digeridos en el estómago retroceden hacia el esófago, lo que da lugar a molestias y eructos desagradables.

La giardiasis es una infección que puede estar detrás de los eructos malolientes. La Asociación Española de Pediatría nos explica que la giardia es un parásito de pequeño tamaño que coloniza el intestino delgado y causa diarrea, falta de apetito y pérdida de peso, así como eructos con mal olor. La giardiasis es una infección grave, por lo que, si detecta sus síntomas, debe acudir al médico de inmediato.

Remedios caseros

Tratar los eructos de azufre en casa implica realizar ciertas modificaciones en la dieta. Se aconseja masticar más despacio y evitar el chicle y los caramelos con vistas a reducir el volumen de aire ingerido. Disminuir el consumo de verduras que contienen azufre también puede ayudar a combatir los eructos malolientes, pero el efecto logrado varía de una persona a otra. Pruebe a eliminar alimentos de su dieta uno por uno durante dos o tres días para ver cuáles son los responsables de los eructos. Si su dentadura protésica está mal ajustada, acuda al dentista. También puede ayudarle a mantener el aliento fresco utilizar un enjuague bucal después de las comidas.

Tratamiento médico para los eructos sulfurosos

Si los eructos malolientes interfieren con su calidad de vida o le preocupa que puedan ser síntoma de algo más grave, consulte con su médico, quien podrá diagnosticar la causa del problema y recetarle fármacos como la alfa-galactosidasa, que ayuda a digerir las legumbres y verduras, o la simeticona, que alivia la hinchazón.

Los eructos con olor a huevo podrido pueden aparecer en el peor momento, pero es posible reducir los episodios modificando la dieta y la forma de comer. Consulte con su médico si cree que pueden indicar algo más grave y no permita que los gases olorosos de su estómago le estropeen el día.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Oral Health Effects Of GASTROINTESTINAL DISORDERS

During acid reflux episodes, small amounts of stomach acid travel into your mouth and can damage the enamel (outer layer of the tooth) as well as the dentin (layer on teeth under the enamel and on the root surface of teeth). In addition, the stomach acid often irritates the lining of the esophagus.