Qué comer después de una extracción dental

Qué comer después de una extracción dental

Si hay que extraer una pieza dental, en verano tal vez sea la mejor época. No hay clases en los institutos, así que no es necesario faltar unos días para extraer las muelas del juicio. Si la extracción es para un adulto, normalmente es más fácil conseguir días libres en esta estación porque el trabajo se ralentiza y el estado de ánimo es más relajado.

Una vez programada la intervención, es posible que se pregunte qué comer después de la extracción dental. Como es lógico, en los primeros días de recuperación son ideales los alimentos blandos.

Qué hay que comer

Sí: helado

Salvo que tenga los dientes especialmente sensibles, el helado encabeza la lista de lo que sí hay que comer después de una extracción dental, sobre todo en verano. Es fresco y suave, por lo que puede consumirse cómodamente aunque se tenga la boca sensible. Como el helado es frío, ayuda a reducir la hinchazón natural de la boca.

No obstante, elija el helado con cuidado. Los cremosos son perfectos después de la extracción, ya que requieren un menor esfuerzo muscular de la mandíbula. También es buena idea evitar los cachitos o tropezones en los helados. Además, las tarrinas son preferibles a los cucuruchos.

Sí: sopa fría

Los purés y sopas tibios o fríos son una excelente opción para tomar después de una extracción dental. Si es verano, sin embargo, tal vez prefiera un gazpacho suave en lugar de una taza de consomé tibio. La sopa es fácil de tomar después de la intervención y contiene muchos nutrientes y, en algunos casos, proteínas, para que los músculos faciales se recuperen mejor. A fin de evitar cualquier molestia, asegúrese de que la sopa sea lo más suave posible antes de tomarla. No pasa nada si hay porciones pequeñas de verdura hervida o pasta, pero es mejor no incluir alimentos que requieran mucha masticación.

Sí: batidos

La fruta fresca suele estar disponible en abundancia en verano. Una de las mejores formas de consumirla tras una extracción dental es en forma de batido. Mezcle la fruta con un poco de yogur o kefir para añadir proteínas, calcio y probióticos a la bebida. Agregar yogur u otro lácteo similar al batido también contribuye a reducir su acidez y, como resultado, es menos probable que irrite las encías sensibles.

Sí: huevos revueltos

Siempre que no estén demasiado calientes, los huevos revueltos son otra buena opción tras la extracción de una pieza dental. Son blandos, ricos en proteínas y no requieren mucho esfuerzo a la hora de masticar.

Qué NO hay que comer

No: alimentos picantes y ácidos

Es posible que le guste añadir una pizca de salsa picante a la comida diaria, pero tras una extracción, lo mejor es olvidarse de ella y elegir productos «refrescantes». Si ha experimentado el ardor de una guindilla alguna vez, sabe que los alimentos picantes pueden irritar las encías y la boca. Teniendo en cuenta que una irritación externa es lo último que desea provocar mientras cicatriza la encía, es mejor que espere hasta que le diga el dentista antes de saborear sus condimentos favoritos. Al igual que los alimentos picantes, los ácidos pueden irritar la boca tras una extracción dental y deben igualmente evitarse.

No: aperitivos crujientes

En la primera semana siguiente a la intervención, evite los bocadillos crujientes, aunque sean fríos o parezcan inofensivos. Son difíciles de comer con la boca dolorida y existe la posibilidad de que se introduzcan fragmentos de pan en la herida gingival. Limítese a consumir alimentos blandos hasta que su dentista le diga lo contrario.

Pajitas y otras cuestiones

Como expone el Colegio Oficial de Dentistas de Murcia, hay que evitar el uso de pajitas justo después de una extracción dental, ya que podrían provocar lesiones y dar lugar a una hemorragia. Para reducir el riesgo de estas complicaciones, tras una intervención es mejor tomar pequeños sorbos de bebidas frías, sin pajita.

Para mantener la boca en buen estado, normalmente está permitido reanudar el cepillado dental la noche posterior a la extracción. No obstante, debe hacerse con la máxima suavidad posible, con un cepillo filamentos suaves y no frotar las inmediaciones de la zona de la extracción.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

Artículos relacionados