Síntomas de la alveolitis.

Síntomas de alveolitis seca

La alveolitis seca es una de las urgencias dentales más dolorosas, pero más fáciles de tratar y sus síntomas aparecen tras una extracción dental. Esta afección requiere un seguimiento médico u odontológico por parte del profesional que llevó a cabo la cirugía, un cirujano maxilofacial o un dentista que esté familiarizado con su tratamiento. En este artículo, encontrará la definición de la alveolitis seca, los síntomas que presenta, los factores que incrementan las probabilidades de padecerla y algunos consejos acerca de los métodos de tratamiento para curarla.

¿Qué es la alveolitis seca?

El nombre clínico que recibe la alveolitis seca es osteítis alveolar y consiste en una inflamación del alvéolo del diente, es decir, la cavidad en la que está engastado ya sea en el maxilar superior o inferior. Suele darse más frecuentemente en la mandíbula inferior, pero también puede surgir en la superior. Normalmente, la alveolitis seca aparece en una sola cavidad, a no ser que se hayan realizado varias extracciones de una vez, y suele estar ligada a la complejidad que conlleve el procedimiento. Cuanta mayor dificultad haya conllevado la extracción, mayores son las probabilidades de desarrollar una alveolitis seca.

Durante el proceso de cicatrización de una extracción habitual, se produce la coagulación de la sangre y entonces la zona afectada comienza a cicatrizar. En caso de padecer alveolitis seca, el proceso de cicatrización se ve interrumpido y el dolor resultante puede ser bastante agudo, tal y como explica Dentaly.

¿Cuáles son los síntomas de la alveolitis seca?

Los pacientes describen el dolor de la alveolitis seca como desde un dolor leve y palpitante hasta un dolor agudo y punzante que se ve agravado al comer y que resulta sensible al tacto. El dolor suele comenzar alrededor de tres días después de la extracción y la alveolitis seca rara vez desaparece por sí sola.

¿Qué hace que una persona sea más propensa a padecer alveolitis seca?

La causa más común de la alveolitis seca es el hecho de ser fumador, así como fumar en las 72 horas posteriores a una extracción. De hecho, las instrucciones de posoperatorio dejan claro que fumar está completamente prohibido en los tres días posteriores a la cirugía. No obstante, hay pacientes que no son capaces de dejar de fumar tan rápidamente y, en ese caso, las toxinas procedentes del tabaco interfieren en el proceso de cicatrización.

También se ha demostrado que la toma de anticonceptivos orales puede aumentar las probabilidades de padecer alveolitis seca, tal y como indica Dentaly, por lo que los pacientes deben de ser conscientes de este riesgo antes de someterse a la cirugía.

Una buena higiene bucodental siempre es importante, así como el uso de un enjuague antibacteriano que ayude a reducir la cantidad de bacterias presentes alrededor de la zona de la extracción.

¿Cómo se trata la alveolitis seca?

La mayoría de los médicos y dentistas que practican cirugías en la boca están capacitados para tratar los síntomas de la alveolitis seca, pero en casos graves, es posible que le remitan a un cirujano maxilofacial. Cuando el paciente vuelva a la consulta, la zona donde se ha realizado la extracción estará completamente limpia y, en ocasiones, se colocará un apósito en el alvéolo formado por una pasta especial diseñada para facilitar la cicatrización del alvéolo y eliminar el dolor. Normalmente, los síntomas desaparecen en las 24 horas posteriores al tratamiento, pero algunos pacientes necesitan revisiones diarias para que se les cambie el apósito hasta que los síntomas desaparecen. Si el paciente puede tomar medicación, se le suele prescribir un antiinflamatorio no esteroideo que le ayude a aliviar las molestias.

A pesar de que padecer alveolitis seca sea una consecuencia desafortunada de un posoperatorio de cirugía maxilofacial, esta afección puede tratarse fácilmente y el paciente podrá continuar con su vida habitual una vez que el alvéolo cicatrice. Una buena higiene bucodental y visitar frecuentemente a su dentista e higienista dental puede ayudarle a prevenir cualquier complicación futura derivada de esta afección.

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

Artículos relacionados