Badge field

Tratamiento para la caries: Signos y gravedad

Published date field

Incluso aunque haga todo lo posible para evitar las caries, en ocasiones su dentista puede encontrarle una o dos caries pequeñas. Puede resultar tentador posponer el tratamiento cuando no presenta dolor, pero la tiene un precio: las caries no desaparecen solas y lo que empieza como un problema menor puede transformarse rápidamente en un asunto grave, haciendo que sus opciones de tratamiento cambien drásticamente.

 
La aparición de la caries
En realidad, la caries es una enfermedad muy sigilosa que aparece sin que el paciente siquiera se dé cuenta, tal y como explica Colgate. La placa bacteriana se adhiere a sus dientes y utiliza los azúcares de los alimentos que ingiere para crear ácidos. Estos potentes ácidos ablandan y disuelven lentamente el esmalte rígido que cubre los dientes. Si no se trata, la caries se abrirá paso a través de todas las capas de su diente.

Signos y gravedad de la caries
Probablemente no sentirá dolor hasta que la caries atraviese el esmalte y llegue a la capa de la dentina. La dentina presenta terminaciones nerviosas que se irritan provocando sensibilidad al estar expuestas a alimentos calientes, fríos, dulces, pegajosos o amargos. Asimismo, puede sentir molestias al morder y notar que los alimentos a menudo se quedan atrapados entre sus dientes.
La caries se expande rápidamente a través de la dentina porque esta es mucho más blanda que el esmalte. Del mismo modo, se expande a gran velocidad por la raíz porque el cemento dental que la cubre no es tán resistente ni tan grueso como el esmalte. Tenga en cuenta que, a medida que se extienda la caries, el dolor será más frecuente y más intenso.

Es importante recordar que la infección se derarrolla cuando la caries y las bacterias han alcanzado la zona de la pulpa dentaria, en donde se encuentran los nervios y los vasos sanguíneos. Dentaly apunta que el dolor causado por un absceso dental es fuerte, continuo y pulsátil. Otros síntomas pueden ser la fiebre, la hinchazón del rostro y el mal sabor de boca. Asimismo, puede notar que la zona roja e inflamada de la encía cercana a la punta de la raíz supura pus. Si la infección se expande hasta el maxilar o por otras partes de su cuerpo las consecuencias pueden ser muy graves.

Tratamiento para la caries
Si su dentista detecta una pequeña zona de erosión en su esmalte antes de que esta llegue a la dentina, le podría sugerir un método que le ayude a reparar dicha zona. Este proceso seguramente incluya el uso de enjuagues bucales, dentífricos o materiales de empaste que contengan fluoruro, calcio y fosfatos. Consulte con su dentista cuáles son los productos adecuados para el tratamiento temprano de la caries así como para su prevención.
Cuando la caries alcanza la dentina, no hay vuelta atrás. Una caries pequeña puede remediarse con un empaste de amalgama (compuesto de plata y otros metales) o con un material de resina del mismo color que el diente. Sin embargo, si el diente ha perdido gran parte de su estructura su dentista le propondrá otras soluciones más invasivas bastante más costosas que un simple empaste.
Un absceso dental es el peor escenario posible y las opciones de tratamiento son limitadas: o bien opta por un tratamiento de endodoncia o por una extracción, aunque los dentistas suelen llevar a cabo la extracción únicamente cuando no existe ningún otro modo de salvar el diente. En el caso de que se requiera una endodoncia, su dentista o endodoncista eliminará la pulpa dentaria dañada y limpiará y sellará. Tras el tratamiento de endodoncia, el diente puede volverse más frágil y romperse fácilmente. Si ha perdido gran parte de la estructura del diente debido a la caries, lo más probable es que sea necesario una corona o un implante.
¿Puede ver la relación? Cuanto más posponga el tratamiento dental, mayor complejidad y coste conllevará el mismo —y mayor será el dolor que tenga que soportar. Por tanto, debe ir al dentista en cuanto observe el menor atisbo de que existe algún problema además de prevenir la aparición de caries a través del cepillado y el uso de hilo dental a diario, así como por medio de las visitas regulares a su dentista para realizar revisiones y limpiezas en profundidad.