Causas del dolor facial y mandibular

Causas del dolor facial y mandibular

Sentir dolor en la cara y la mandíbula, ya sea sordo, persistente o punzante, resulta incómodo y, en algunos casos, puede llegar a ser debilitante. El dolor facial o mandibular puede tener numerosos orígenes; a continuación, se enumeran algunos de los más frecuentes.

Bruxismo

Aunque parece que rechinar los dientes debería ser algo evidente, la realidad es que muchas personas lo hacen mientras duermen y lo ignoran por completo. Las causas de este trastorno, que afecta a todas las edades, son diversas: situaciones estresantes, dientes desalineados, mordida anormal, piezas faltantes… Además de provocar cefaleas y dolor mandibular, el bruxismo también puede ocasionar fracturas, sensibilidad dental y falta de firmeza en los dientes. Si rechina los dientes, el dentista puede proporcionarle una férula dental y recomendarle técnicas generales para aliviar el estrés.

Alteración de las ATM

Las ATM son las articulaciones temporomandibulares, que permiten abrir y cerrar la boca. Si existe una alteración de las ATM (también conocidas como TMJ, por sus siglas en inglés), estas articulaciones funcionan inadecuadamente por alguna causa y dan lugar a síntomas tales como dolor mandibular y facial, problemas para mover la mandíbula y chasquidos al abrir la boca. El dentista dispone de diversas opciones para aliviar el dolor de las ATM, que van desde simples cambios en los hábitos alimenticios hasta ejercicios, medicación y tratamientos ortodónticos.

Otras posibles causas

Además de la alteración de las ATM o del bruxismo, Mejor con Salud señala que el dolor mandibular también puede atribuirse a las siguientes causas:

  • Osteomielitis
  • Abscesos dentales
  • Osteoartritis
  • Sinusitis

Para determinar cuál es la fuente concreta de su dolor, concierte una cita con un profesional dental y sométase a una revisión exhaustiva.

 

La finalidad de este artículo es fomentar la comprensión y el conocimiento de temas generales de salud oral. Su propósito no es sustituir la opinión, el diagnóstico o el tratamiento profesionales. Solicita siempre la opinión experta de tu dentista u otro proveedor de salud Calificado y Dile siempre cualquier pregunta que tengas en relación con alguna enfermedad o tratamiento médico. 

More Articles You May Like